domingo, diciembre 3

15.

Tal cual, hoy simplemente quiero hablar de un número, nada de la “GUIA JORGE DE LA FRANCE”, nada de Reseñas de comics o películas, olvidaos de la fisioterapia y otras historias. Hoy es el turno del 15.

El 15 me persigue desde mis años escolares, debido a mi apellido siempre solía estar en el punto medio de la lista y teniendo en cuenta que en aquella época las clases rondaban la treintena de alumnos a mí solía tocarme el 15 fácilmente. En aquellos momentos el 15 lo veía por todos los lados. Muchas veces cuando iba al cine mi butaca terminaba siendo la 15 y si no era así es que estaba en la fila 15, claro que también se podía dar el caso de que se cumpliera lo uno y lo otro, lo mejor eran los cines de sesión no numerada, claro que esa sesión solía ser sobre las 15:00. Igualmente se daba el caso de que mis discos favoritos contaban con 15 canciones o los libros tenían 15 capítulos. Si miraba bien mis billetes de metro era fácil encontrar el 15 entre sus cifras o bien sumándolas todas.

Con el tiempo la presencia del 15 se fue haciendo menos palpable, hasta incluso casi ni sentirse. Pero no nos engañemos ahí donde se mire siempre hay un 15 dispuesto a sorprenderme. A día de hoy si lo pienso un poco el 15 sigue estando ahí.

15 son horas las que debería pasar despierto, y no más, a lo largo del día, dejando así 8 horas para la noche y una más para la siesta. Claro que no siempre es así.

15 son los cientos de kilómetros que separan Cosne de Madrid, si queremos hacer paradita en Paris, para aprovechar el viaje.

15 son los segundos he tardado en escribir este pequeño párrafo de nada. (Muy rápido no soy no…)

15 son los meses, con este diciembre, que llevo viviendo en esta casa en Cosne, donde paso los mejores momentos de mi experiencia francesa.

15 son los minutos que he empleado en escribir lo que llevo escrito por el momento.

15 años son casi, casi, la mitad del tiempo que llevo dando tumbos por este mundo de locos.

Y son 15 los días que me quedan para pasar contigo.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

...primito ya podía ser tu número el 14, q ese día trataré de aprobar el **** carnet de conducir...pa q luego digas q no sé suspender, parece q prendo rápido!!

saludos
una conductora frustrada

champi dijo...

15: eso no era también la niña bonita con B?

Jorge dijo...

Por una vez que suspendes un examen en tu vida no hagas un drama, no se repetirá, lo sabes. De todas formas aún tienes que suspender tres veces más para alcanzar mi record.


Champi, ahora que lo dices tienes toda la razón, cuántas veces después de escuchar el 15 alguien añadía: “la niña bonita”. A mi me tocaba el número, ya me podía haber tocado la niña!!!
Claro que a veces la niña bonita no es con B sino con K.

álvaro ortiz dijo...

joder, hacía un montón que no caía por aquí, y por lo que veo, le debe ir bien su aventura francesa, con todos esos viajes

yo también amo parís, aunque tampoco encontrase a amelie... snif

el texto del 15 muy bonito, y daría pié a una buena historia, muy del estilo de las de juan berrio tan aficionado al azar y a las matemáticas, jeje

bueno, intentaré pasarme por aquí mas a menudo, y le invito a que se pase por mi blog, que estos días ando colgando cositas, y quizás le gusten

un saludo!!!